Los azúcares libres: Todo lo que debes saber

0
441
azúcares libres
azúcares libres

La demanda y preocupación que viven las personas que no pueden consumir azúcar libre, es alta. La razón es muy sencilla, les hacen daño. Especialmente cuando están propensos a ser diabéticos o sus índices de colesterol son elevados.

Actualmente los médicos recomiendan a sus pacientes, con o sin diabetes el consumo de alimentos libres de azúcar refinada o sin refinar. Bien sea la que viene en los productos o la que colocamos directamente para endulzar.

Ante esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta diaria de 25 gr de azúcares libres. El problema es que la mayoría duplica este consumo al día. Pero ¿Cómo identificar este tipo de edulcorante para evitarlo? Debemos conocer su significado y cómo detectarlo. ¿Qué es el azúcar libre y como identificarlo?

Los azúcares libres se encuentran en muchos alimentos industrializados, por medio de cocineros o directamente del consumidor. Se le conoce como monosacáridos y disacáridos que colocamos para endulzar la comida.

La OMS indica que este tipo de azúcares se deben reducir hasta en un 10%. La consecuencia de un consumo irresponsable podría terminar con la presencia de sobrepeso, obesidad y las enfermedades vinculadas. Este tipo de edulcorante se identifica así: Sacarosa (azúcar común) que por lo general es la que colocamos en el café y postres. Está contenida en refrescos, galletas, cereales, pan blanco (algunos), cacao soluble, entre otros. Por lo general se refleja directamente como azúcar en determinada cantidad. También la encontramos en la miel, sirope y zumos. Estas son azúcares que trae naturalmente el producto.

En el caso de frutas o verduras que no han sido procesadas, su azúcar es recomendable. Los expertos no aplican ningún tipo de restricción ante su consumo, por el contrario, recomiendan consumirlas enteras o batidas con frutas enteras. Azúcares libres toda una verdadera amenaza a la salud

En el pasado los fabricantes le indicaba a la población lo necesario que era consumir azúcar para mejorar el cerebro. Por otra parte, algunas tiendas naturistas decían lo contrario.

Pero pasó mucho tiempo para que la OMS diera su opinión explicando que era esto y como perjudica nuestra salud. Ante esto explicó cuales son dañinos y porque: Glucosa

Se presenta como dextrosa y viene de patatas, trigo o del almidón de maíz. Este tipo de azúcar se presenta en diferentes estilos como jarabe de glucosa, isoglucosa, entre otros. Sacarosa

Es la que se coloca en el azucarero de la mesa y se compone de fructosa y glucosa. Proviene de la remolacha azucarada o de la propia caña de azúcar. Esta es refinada y se logra su forma procesandola en temperatura y agregándoles cal, dióxido de azufre, ácido fosfórico, entre otros.

Estos aditivos no se adhieren al producto pero si impactan al ambiente contaminado el agua y el aire. Su presentación comercial más común es azúcar blanca o morena, el cande o el glasé. Fructosa

Este tipo de azúcares libres no llegan a la sangre con rapidez. Sin embargo, se acumulan en el hígado tomando una forma de glucógeno. Al final se transforma en tejido adiposo. Por otra parte, su presencia no elimina el hambre, solo genera un exceso de calorías.

Lo encontramos en el hidrato de carbono de frutas, como aditivo o fructosa en polvo. También se comercializa completamente purificada como una alternativa muy comercializada del azúcar de mesa. La problemática de los productos industrializados

La OMS busca disminuir los índices de enfermedades asociadas al consumo descontrolado de estas azúcares. Lo que intenta es hacernos entender, como consumidores, que hay productos caseros e industrializados que no son saludables, aunque lo parezcan.

La industria de la publicidad se ha encargado de enseñarnos un mundo azucarado dañino como uno saludable. El sentido común juega un papel importante porque hay productos que jamás podrán verse saludable, pero lo consumimos por placer.

Saber identificar qué producto es saludable marcará una diferencia sustancial entre padecer enfermedades o no. Además, controlar la ingesta de azúcar libre es clave para mantener una salud estable, no solamente en nosotros, sino en nuestro núcleo familiar. No te preocupes la etiqueta siempre lo dice

Las leyes en muchas países es clara y organismos gubernamentales encargados de velar por la salud de sus habitantes las controla. Por eso exige a los fabricantes de bebidas y alimentos colocar en sus etiquetas que ingredientes utilizaron.

Ante esto, debemos estar plenamente confiados que la etiqueta del envase dice la verdad. Además, las regulaciones hacen un hincapié muy interesante e importante sobre ingredientes como el azúcar.

En caso de no indicarlo, simplemente no pasaría los estrictos niveles de seguridad a los que se someten los alimentos, generando una salida inmediata del mercado. Tampoco es justo caer en esta situación de creer que hay ingredientes ocultos.

Compartir