Historia de la cúrcuma

0
481
historia de la cúrcuma
historia de la cúrcuma

La cúrcuma es utilizada en la cocina desde tiempos remotos, y se le reconocen alrededor de ciento treinta especies desde que Linneo la descubriera en 1753. Esta planta perenne herbácea es fácilmente reconocible por su altura, hasta 1 metro, sus rizomas muy ramificados de color amarillo y naranja, cilíndricos y muy aromáticos. Tiene una enorme popularidad por sus muchos efectos beneficiosos que se conocen desde la antigüedad, pues se viene usando como condimento en la cocina desde hace más de 4.000 años.

Esta es la fecha que se baraja, según la tradición védica en la India, en que comenzara a utilizarse la raíz de esta planta, donde además de utilizarla como alimento o como pomada para aliviar los efectos de alimentos envenenados, tenía un fuerte componente religioso, posiblemente derivado de sus cualidades sanadoras y medicinales. Tanto en la India como en Indonesia es habitual encontrarla como elemento de los procesos de purificación personales.

A partir de ese momento, considerado como el más remoto de esta planta al servicio del hombre, la historia de la cúrcuma se hace extensible a otras partes del planeta. Parece ser que hiciese su entrada a China allá por el año 700 de nuestra era, a África oriental alrededor del 800, a la parte occidental de este continente llegaría sobre el 1.200 y hasta Jamaica, en el continente americano, sobre en el siglo XVIII.

De a India también pasaría a la Polinesia, donde es fundamental la cúrcuma para sus bailes sagrados, los esparcen sobre los hombros de todos los que bailan, de este modo ahuyentan a los espíritus malignos que se acercan al lugar.

En relación a su nombre podemos decir que deriva de la palabra latina Merita tierra o tierra meritorio por el extraño color que presenta cuando se muele, aunque se le conocen al menos 53 nombres en sanscrito (Lengua indoeuropea que se conserva en los textos sagrados y cultos del brahmanismo escritos entre los siglos XV y X a. C. en la India).

En el ámbito científico, la planta de la que se extrae la especia que se utiliza como condimento se llama Cúrcuma longa, la primera palabra indica el género y la segunda la especie. Su nombre actual proviene de la palabra persa para designar al azafrán, por su tremendo parecido como afirmaba el mismísimo Marco Polo al descubrirla en el año 1280.

Propiedades de la Cúrcuma

No podemos dejar pasar la oportunidad de comentar las propiedades tan fascinantes y peculiares que han llevado a esta planta a alcanzar los más altos niveles de popularidad en la cocina y en los ámbitos y entornos relacionados con la salud.

Las propiedades más importantes de la cúrcuma tienen que ver con sus beneficios digestivos y antioxidantes, ya que es un antiácido natural que actúa con eficacia contra la acidez, evitando y reduciendo las molestias en el aparato digestivo. También es antiinflamatorio, muy utilizado en los procesos contra las artritis, evita los gases por lo que tienen grandes efectos carminativos, protege el hígado, tiene compuestos antidepresivos que estimulan el sistema nervioso con reacciones muy positivas en los estados de ánimo y, por supuesto, su alto poder antioxidante hace que sea un suplemento ideal para prevenir los procesos cancerígenos e incluso luchar por la recuperación en los procesos ya iniciados.

Su valor nutricional es excelente, en una porción de 100 gramos de cúrcuma encontramos 306 kcal, 67 gramos de carbohidratos (3,2 de azúcares y 23 de fibra), 3,3 gramos de grasas, 9,6 grs de proteínas, 12,8 grs de agua, también tiene vitaminas b2, E y K, calcio, hierro, magnesio fosforo, potasio y zinc, como los componentes principales, aunque tiene muchos más.

Usos de la Cúrcuma

Terminaremos señalando que la cúrcuma se puede utilizar para la elaboración de distintos productos ecológicos o suplementos alimenticios, y en la cocina como ingrediente en forma de polvo para condimentar numerosos platos de arroz, carne, pasta, pescados, puede formar parte del famoso Curry, y se puede usar como sustituto del azafrán o como colorante alimenticio.

En infusiones también es muy usado y recomendado para un mayor efecto sobre la salud, aunque se debe tomar con otras plantas para mejorar su sabor. Así mismo, también lo podemos encontrar en concentrados preparados industrialmente, en jarabes para ayudar a las personas con sobrepeso o en forma de cápsula para tomar como suplemento alimenticio que enriquezca la dieta diaria, y en aceites para calmar irritaciones e inflamaciones, así como contracturas musculares.

Compartir