5 Dí­as Sin Azucar

0
869
5 dias sin azucar
5 dias sin azucar

La decisión de prescindir por un tiempo de un alimento que consumimos habitualmente es un proceso arduo y difícil de llevar en muchos casos.

5 Dí­as Sin Azucar

En esta ocasión vamos a hablar de dejar de comer por un tiempo azúcar, o cualquier producto que contenga esta sacarosa. Proponernos el reto de empezar a dejar de comer azúcar durante, al menos, 5 días nos puede reportar grandes beneficios que ni siquiera creíamos que podríamos obtener.

En el primer paso de ser consciente de esa alimentación libre de azúcar, nos daremos cuenta de qué alimentos creías que no tenían azúcar en su composición, y resulta que sí. Empezaras a comer productos más sanos, ser más creativo/a con la comida que preparamos, encontrando un equilibrio entre las comidas diarias y de los días que nos propongamos hacer el reto.

Desde comersinazucar.es vamos a comenzar a alimentarnos sin nada de azúcar durante cinco días, y os vamos a contar los resultados. ¡Comenzamos!

Primer día: Es imprescindible acudir a frutas o alimentos que sepamos 100% que no contienen nada de esta sacarosa. Claro ejemplo de ello es un kiwi o unas mandarinas como desayuno, que además de saciarnos, nos aportan muchos beneficios al organismo.

Para las comidas, es mejor optar por platos que contengan verduras o legumbres que nos aseguraran su aporte calórico sin contener nada de azúcar. Podemos comer una crema de verduras o una ensalada con garbanzos.

Para finalizar el día podemos comer un tazón de cereales sin azúcar para cenar.

Segundo día: otro desayuno que nos puede ayudar a conseguir nuestro reto son los frutos secos naturales, leche de arroz con avellana o podemos optar por consumir quinoa.

Para almorzar, podemos hacer un arroz con vegetales o de nuevo, optar por una ensalada donde le añadamos condimentos libres de azúcar. Notaremos el cuerpo igual que si consumimos azúcar, lo echaremos de menos, pero seguiremos luchando por conseguir llegar al final.

Si nos entra hambre entre horas, lo mejor es hacernos un zumo de naranja natural, pues los concentrados siempre tienen cantidades de azúcar considerables.

Tercer día: ¿Qué mejor que empezar el día con una tostada? Si, si, podemos consumir tostadas en nuestro reto, pero cuidado con qué la untamos. También podemos acompañar esta comida con una infusión de especies sin nada nada de azúcar, por supuesto.

De nuevo, las frutas y las legumbres pueden ser nuestros fieles aliados. Consumir unas lentejas y de postre una pieza de fruta, por ejemplo, una manzana nos llenará en el almuerzo.

Hay que seguir sacando las fuerzas para resistir a consumir bollería y todo lo que contenga azúcar, pero ya llevamos más de la mitad del reto, ¡y lo vamos a conseguir!

Cuarto día: El final se acerca, y nuestras fuerzas deben ir en aumento. Para el desayuno podemos consumir una infusión de rooibos y algunas peras. Para mediodía la pasta puede ser también uno de los platos a tener en cuenta, o una ensalada con zanahoria y col.

Estos días debemos plantearnos hacer las comidas siempre en casa, pues evitamos la tentación de comer algo que esté en el menú de algún restaurante o no sepamos que contiene un plato.

Quinto día: ¡Ya estamos llegando al final! Casi no recordamos qué comíamos antes con azúcar y nos vamos haciendo a la idea de optar por productos libres de dulce.

Las ensaladas de garbanzos, los cereales de quinoa y las piezas de fruta, nuestras aliadas estos días.

Conclusiones sobre 5 días sin Azucar

Después de pasar escasamente cinco días libres de azúcar podemos ver el gran esfuerzo que hemos hecho por ir mirando qué productos contienen azúcar y cuáles no. Esto también nos lleva a la reflexión de que es muy complicado reducir la alimentación a sólo productos sin azúcar, pues actualmente casi todo lo que consumimos lleva, en mayor o menor medida.

Optar por comer productos más naturales con frecuencia, aunque sigamos consumiendo también azúcar es un buen primer paso. Debemos tomar este reto como un punto de inflexión y conocer en detalle que vamos a comprar y qué contiene antes de llevarlo a casa, y pensar antes de comer un alimento, pues posiblemente podemos sustituirlo por algo más saludable y beneficioso para el cuerpo.

Compartir